Archivos para noviembre, 2010

EL MINOTAURO DE LA POBLA

Publicado: 2010/11/20 de Luis Saavedra Oróstica en Narrative

Sé que me acusan de ladrón y de drogo, pero la cosa no eh na’ así poh. Apenah he shoriao en una que otra casa, pero eh pa’ comer poh. De repente me compro su pasturri así, pero piola poh, son terrible ‘e sapoh loh gileh de acá. Cuando salgo ‘e mi casa ¡así pa! me quehan mirándome feo ¡quí pa! le digo yo, ‘tá bien que no salga nunca de día y que en la noshe me vean por loh teshoh con su tele así, con su equipo así y con su ropita que dejan lah viejah en el tendedero, pero eso no quiere na’ decir que yo sea un mohtro, si uno igual tiene su corazoncito. Lo que pasa eh que yo soy único en mi especie cashái, ¡soy terrible ‘e pulento poh!, soy inmortal poh longi. Yo duermo en el suelo poh ¿y qué tanta huá? no tengo muebleh poh. Mi casa está entera ‘e pelá, lah paredeh son de cartón y sholguán. Igual a veceh me aburro así y juego a pegarle patáh volaorah a lah baratah que andan por la paréh; igual juego a esconderme de loh pacoh; y tengo un amigo imaginario así ¡terrible ‘e buena onda el longi! y pa compartimoh la pipa así y la pasamoh terrible ‘e bien. De repente me vienen a ver loh cabroh y pa yo leh hago su tur por la casa así y no falta el agilao que se tropieza con el tarro donde hago mih necesidadeh fisológicah. Loh locoh salen terrible ‘e duroh de aquí poh… y la otra veh un longi se lah ehtaba dándosela de viho, me ehtaba robándome la pipa así y yo ¡pa! le pegué su puñalá al machucao. Me lo pitié no máh poh ¿y que huá? ¡Si me ehtaba robándome la pipa poh! Dehpuéh me andaban amenazándome así pa que va a venir el Teseo a matahme. Aquí lo ehpero poh ¡terrible ‘e pollo!

c’est magnifique.

Publicado: 2010/11/18 de Pablo Espinoza Bardi en Narrative

como todas las mañanas/ me sirvo el tecito frente a la ventana/ por la cual entran amigables los primeros rayos del sol/ el polvo se ve suspendido/ tomando la apariencia de un pequeño universo situado en la cocina/ eso suena bastante cursi/ y pomposo/ hasta puede que suene patético y un tanto poético/ siendo que la realidad es otra/ es algo más bien oscura/ bastante triste/ y también grotesca/ para empezar diré que al principio mis encías sangraban bastante con cada mordisco que le daba al pan duro/ la sangre se discurría por este/ dándole un sabor especial/ como a óxido/ y a medida que fue pasando el tiempo/ y medida que la infección se fue masificando/ la sangre de las encías se transformó en materia/ que con cada mordisco soltaba pequeñísimos chorros de pus sanguinolento/ cambiando el menú/ pero el refrigerador está vacío/ y no hay nada que comer…/ nada cambia/ sólo cambia la materia degenerada/ fermentada/ corrupta/ fétida/ de mi cuerpo enfermo/ pues el pus verdoso/ otrora amarillento/ otrora blanquecino/ brota de mi brazo derecho como sachet de mayonesa mal cortado/ alojándose infeccioso sobre lugares comunes de mi casa/ mucha de aquella repugnante materia/ queda depositada en pequeñas charcas en las que pululan desagradables microorganismos/ entonces se podría decir que soy un dios/ pero un dios mutante/ decadente/ cesante/ un dios preocupado por las cartas de desalojo/ de pagar cuentas atrasadas/ un dios despreocupado de la vida que ha creado/ …/ pero a medida que pasa el tiempo/ los microorganismos cambian a un estado larvario/ y son como pequeñas hilazas de color beige que se arrastran fuera de los charcos/ buscando la bendición de su creador…/ creador que está perdido en una bruma/ turbia y decadente/ ocasionada por el miasma que se extiende por toda la casa/ creador que desea sentir un pan caliente/ crujiente/ repleto de mantequilla/ repleto con cualquier tipo de cecina/ en fin/ los minutos pasan y el té ya está frío/ el refrigerador está vacío/ no hay nada que comer/ sólo pan duro/ con hongos/ que con cada día que pasa se pone más amargo/ entonces imagino/ para luego llevar la idea a la práctica/ untar un trozo de ese pan en aquel verdusco manjar que chorrea por mi brazo derecho/ lo unto/ lo saboreo/ lo vuelvo a untar/ lo disfruto/ lo trago/ no puede ser tan malo/ lo vuelvo a untar/ ahora sí/ sí qué sí/ qué puedo perder/ el refrigerador esta vacío/ no hay nada que comer/

 / c’est magnifique/

Reescritura de Venus Anadiómena

Publicado: 2010/11/17 de Tito Manfred en Poetry

Como hacia una vasija ancestral de dinastía japonesa,
la chasquilla ochentera de una sílfide fecal, espléndidamente relamida,
muere, frívola y divine, en dirección a una boquita de coprófaga cerámica,
exhibiendo el barroco asilado en los hedores intestinos.

A continuación, el cogote fino y cafecito; la estrecha fisonomía
que deslumbra; la mariconcita pulgada que viene y va, viene y va;
las rocallosas friccionando como oscuro marqués el parto;
los hollejos de choclo dentro del macizo asomándose a la superficie;

la médula zurulla, amarilla, casi verde de gloria, y el súmmum fecal
erosionan, hermosos ellos, la visión. Y se advierte inequívocamente
el alumbramiento de un suculento rosario de inmundicia
a retratar con acrílico de niñita virgen menstruante de otro texto.

A esta altura poco importa el rococó de dos pepitas fuera de contexto:
Aurora y Eulogia. Finalmente, la anatomía íntegra de este prodigio
se zambulle y sumerge insoportablemente bella a vista y paciencia
del hablante lírico en barricada tras la aureola anal.